La auditoría de un sistema de gestión de normas ISO es un proceso sistémico que requiere de competencias profesionales específica por parte de quien la realiza. Escuela Norma ISO expone de una manera sencilla el proceso de auditoría y nos muestra las fases clave del proceso. Sebastián Gonzalez, Auditor Líder de Sistemas de Gestión Integrados de normas ISO, de Seatam Learning, señala que el proceso en sí mismo no es complejo, pero requiere de conocimientos y habilidades las cuales forman parte del proceso de formación continua de todo auditor.

Las fases del proceso de auditoría

La auditoría de sistemas de gestión de normas ISO inicia con la fase de contacto con el cliente, que es cuando el auditor se comunica con el cliente de auditoría y acuerdan aspectos relacionados con la fecha, el alcance de la auditoría, métodos de auditoría y se ajustan detalles.  Esto puede realizarse mediante un correo electrónico, una llamada telefónica y otro medio de comunicación, pero se debe dejar registro del hecho.

En el siguiente enlace podrá bajar el documento: «Realizando una auditoría paso a paso» de Marcelo C. Olivier.

El siguiente video nos muestra como es el proceso de auditoría

Coordinando con el equipo de auditores

Una vez que se acuerda con el cliente la fecha, el lugar y demás aspectos, se coordinan con el equipo auditor los detalles de la auditoría. El auditor líder deberá dar a conocer el Plan de Auditoría y verificar, una vez más, la competencia del equipo auditor.

El día de la auditoría, el Auditor Líder y su equipo auditor se presenta en las instalaciones, en el caso que sea una auditoría in situ. Se inicia la reunión de apertura, que es el acto que solemniza todo el proceso y que es donde el auditor tiene la posibilidad de exponer su plan ante el cliente de auditoría y hacer las presentaciones de rigor, establecer la confidencialidad de la información, informar del alcance, criterios de auditoría y demás elementos clave del proceso.

Recolectando evidencia objetiva

Durante la fase investigativa, el auditor procederá a examinar la evidencia objetiva en búsqueda de cumplimiento. La evidencia objetiva son aquellos elementos que permite demostrar el cumplimiento de los requisitos y que adquiere forma de registros, entrevistas, declaraciones de hecho, cuestionarios, y cualquier otro elemento que permita facilitar el proceso al auditor.

Una vez que se recolectado la información y se han formulado hallazgos, estos deben ser contratados con los criterios para determinar si cumplen o no con un determinado requisito, si hay cumplimiento, entonces nada más que hacer, pero si se detectan desvíos, estos darán origen a no conformidades las cuales deben ser redactadas de una manera clara para servir de guía para la pronta acción correctiva.

Luego de terminado el proceso, el auditor y su equipo se reúnen y redactan el reporte de auditoría el cual debe cumplir con los lineamientos de la norma ISO 19011:2018. Una vez terminado, se invita al cliente de auditoría a participar en la reunión de cierre donde se presentan las no conformidades, se dan a conocer los hallazgos positivos y negativos y se exponen una serie de otros elementos clave.

El auditor se compromete a entregar el reporte final en una fecha determinada y se despide reiterando los agradecimientos por la atención brindada. Respecto del seguimiento de la auditoría este será realizado por el mismo auditor, o por otro profesional de acuerdo con lo que haya sido establecido el Plan de auditoría o por el cliente de auditoría.

Fuente: www.escuelanormasiso.com

Por admin